martes, 25 de noviembre de 2008

Día Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres

En enero publiqué un post que se titulaba "a mis necias Venus eclipsadas por Marte", que hace poco rescaté. El tema de la violencia de género, machista o como narices quieran llamar a que un cabronazo haga daño a una mujer y/o la mate, es un tema que quisiera pensar que a todos nos toca la fibra. Está guay eso de ir a las manis, ayudar en lo que se puede y demás, pero sinceramente, uno no sabe de que va eso hasta que no lo vive de cerca. Los que más me conocéis sabéis el año que he pasado con el tema de mi tia y mi impotencia de que nada de lo que hacía para ayudarla servía...

Nunca expliqué el sentido de ese poema. Hoy quizá tengo más fuerzas para decir las cosas. Antes de la primera bofetada hay un maltrato psicológico y yo ya no permito que ningún tio le diga una palabra más alta que otra a ninguna mujer de mi familia, amigas o conocidas...


Dime, corazón, qué sentirías tú admirando un luminoso jardín de bellas rosas que se marchitan indefensas bajo la fuerte tormenta....
Dime, corazón, qué sensación te quedaría en los dedos que ayer acariciaron el sedoso tacto de los pétalos que hoy ves caer al suelo rasgados...
Dime, corazón, qué se siente al recordar el perfume embriagador que está agonizando ahogado por la lluvia incesante y amenazadora...
Dime, corazón, qué sientes al oír al cielo tronar cuando acostumbrabas a escuchar la melodía de la abeja zumbona, bailando de flor en flor...
Dime, corazón...

Dímelo... quiero que salga desde lo más profundo de tí y lo saborees un rato en la boca...
Dímelo... quiero que te des cuenta de lo amargo que es "tener" pero "no conservar"...
Dímelo... quiero que sepas lo que se siente cuando sientes y no sirve para nada...
Dímelo... quiero que lo sufras y entiendas por tí misma lo que te estás haciendo, sin que nadie te pueda ayudar...
Dímelo...

No puedo verte marchitar bajo la tormenta a sabiendas de que... no puedo hacer nada
No puedo oirte cuando tu melodioso canto es silenciado por la tormenta devastadora y... no puedo hacer nada
No puedo sentirte a mi lado sabiendo que estás lejos y perdida sin tus bellas alas y... no puedo hacer nada
No puedo tener la agonía en mi pecho palpitando cuando caes frágil al abismo y... no puedo hacer nada
No puedo...no puedo hacer nada

Deja de andar sin saber a donde vas
Deja de mirar sin saber que buscas
Deja de oir lo que nunca te contaron
Deja de sentir lo que no es correspondido
Déjalo ya...

Y no me refiero a él, al que amas, me refiero a eso que tú llamas amor, porque no lo es...
¿Es qué nunca has amado? ¿No sabes lo bello y dulce que es? No me lo creo, si estás hecha de eso...
Puedo con todo en la vida menos verte haciéndote daño a ti misma...

Quiérete como te queremos los demás
Mímate como nos gustaría mimarte
Cuídate como intentamos cuidarte
Ámate como nos amas a todos
Date eso que nos das y nos llena tanto




6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues te cuento que meterme en tu blog es una peligrosa trampa: se me bloquea el ordenata y tengo que pegar botonazo. Así no hay quien te lea ni te comente. Creo que le metes demasiadas cosas y mientras se van abriendo...
Vane, lo que no sé es qué se puede hacer. Hay un sustrato en la mente del tío que nos hace ver nuestra pretendida superioridad. Cuando surge la chispa, tenemos el mismo mecanismo que la derecha: tenemos que tener el poder porque es nuestro y si lo perdemos, se rompe la pelota...
He visto malos tratos en gentes de todclase social, de todo nivel de estudios o económico. Hace cuatro años, mi vecino abofeteó a su mujer y a su hija de 30 años y en, el forcejeo,les produjo quemaduras con el cigarrro que llevaba en los labios. Las veces que lo he visot después me he encargado de dejarle ver mi frialdad, mi desprecio, la conversación ha sido muy poco amable, muy distinta de la afabilidad de antes...
Pero a él le da igual: se echó una novieta y ya está.
Rigoletto

Bomarzo dijo...

Vane, yo puedo ahcer algo.. Yo sé que eso no está bien, pero qué podemos hacer entre todos para que el irte a vivir con una persona -algo intrínsecamente bello- no se convierta en una pena de muerte.

Más claro, agua dijo...

Sólo los malnacidos no distinguen entre "te amo" y "tu amo"...

Nefer dijo...

Está claro que para acabar con la violencia machista el primer paso lo tienen que dar las víctimas... si ellas no hablan, no gritan, sólo nos quedará lamentar su muerte...

Grito contigo sielito, basta ya, no más muertes ni maltratos!!

Besillos.

Juan Antonio dijo...

Emotiva tu entrada, Vane, y terriblemente actual, por desgracia. Estoy contigo.

Besos, primor.

Sielitolindo dijo...

-Rigo!! no me riñas más por mi blog, que vas a parecer un cascarrabias (broma con cariño) Ayer mismo le quité un montón de videos para que fuese más rápido, pero no quiero estrenar la nueva plantilla hasta Año Nuevo... Lo de tu vecino me parece muy fuerte pero por desgracia es el pan nuestro de cada día.....

-Bo, yo creo que lo que podemos hacer todos es convertir el 25 de noviembre en todos los días para acabar con este gran cáncer que padece nuestra sociedad, porque el progreso nunca será real en una sociedad de malostratos.

-"Más claro, agua" totalmente de acuerdo, yo jamás lo hubiese expresado mejor...

-Nefer, dar el paso no es tan fácil y esta sociedad no está preparada para acoger a esas víctimas... Gracias por unirte a mi grito, Preciosa!

-J.A. gracias Tesoro mio!


Gracias por estar conmigo compañeros, os adoro!!!

Mil y un besos